Ir al contenido

Cocinar con el lavavajillas: ¿es posible? ¿Y seguro?

por Fagor

Cocinar con el lavavajillas

Algunas de las mejores aplicaciones de una determinada tecnología tienen poco que ver con la intención original del diseñador o del ingeniero que patentó el aparato. Por ejemplo: ¿se imaginaban los que comercializaron los primeros teléfonos móviles que uno de sus usos más populares sería “la llamada perdida”? Es decir, ¿comunicarse no cogiendo el teléfono? Seguramente no. Del mismo modo, podemos dar nuestra palabra que cuando comercializamos nuestros lavavajillas nunca se nos ocurrió que nadie fuera a cocinar con ellos.Y sin embargo… dentro vídeo.

El bloguero que vemos en el vídeo -y al que le presuponemos un gusto exquisito por haber comprado lavavajillas Fagor- no es el único que propone meter la comida en el lavavajillas y aprovechar su calor para cocciones a baja temperatura. Otra bloguera, esta vez italiana, llamada Lisa Casali ha publicado en España Cocinar con el lavavajillas, un recetario para los que se animen a probar esta curiosa técnica.

¿En qué consiste?

Meter los ingredientes en un tarro hermético para garantizar que no se mezclan con el jabón, el agua o la suciedad del resto de platos. Poner el lavavajillas y… listo. La técnica no tiene mucha complicación. El calor que usa el aparato para limpiar es el que cuece los alimentos. Según quienes abogan por este tipo de cocción, el cocinado se produce a una temperatura baja y constante, ideal para potenciar los aromas y los sabores de los alimentos.

¿Ventajas?

La más evidente es la del ahorro. Si aprovechamos el calor de un ciclo del lavavajillas para cocer la comida no tenemos que encender el horno, el microondas o la placa de cocina. Se trataría, sin duda, de una forma sostenible de cocción. Lo que los entendidos llaman “cogeneración”.

¿Es seguro?

Nuestros expertos en electrodomésticos confirman lo que dicen los ‘fans’ de este tipo de cocinado: es seguro. La temperatura máxima de un lavavajillas no supera los 75º, lo que evita riesgos de explosiones o accidentes. Eso sí, para evitar cualquier tipo de problema de seguridad alimentaria el tarro o recipiente en el que se introduzca la comida tiene que ser totalmente hermético y no se debe probar con alimentos que requieran de temperaturas más altas para eliminar sus patógenos (como pollo, por ejemplo).

¿Queda rica la comida?

Cocinar a baja temperatura es una técnica que ofrece suculentos resultados, pero nos tememos que para responder esta pregunta tendrás que probar tú mismo y todo dependerá de la dedicación, la experiencia y la maña que tengas como cocinero.

¡De la calidad del lavavajillas nos encargamos nosotros!

Los comentarios están cerrados.