Ir al contenido

Roscones ¿dulces o salados?

2011 noviembre 22
por Fagor

Si os soy sincero, a mí el dulce que más me gusta de la Navidad no es turrón, ni siquiera el de chocolate. Ni el mazapán, ni los polvorones ni los roscos de vino. A mí lo que me apasiona realmente es el roscón. Un roscón recién horneado, con su azúcar por encima, su toque de azahar y su fruta escarchada es todo un placer.

¿Y por qué solo comer este dulce en Navidad si está buenísimo y apetece tanto en invierno como en verano? Pues eso es lo que pensaron en La Rosconada.Y se dedican a hacer roscones sorprendentes, dulces y salados, durante todo el año.

En realidad un roscón es una masa fermentada, tratada con mucho mimo y cariño hasta que coge cuerpo y crece. El truco de la rosconada es hacerla con ingredientes de gran calidad y mezclarlos con altas dosis de imaginación y así convertirlos en roscones de autor.

Además trabajan con ingredientes de temporada, por lo que la carta varía dependiendo del mes. Así en primavera puedes comerlo de Violeta o de all i olli; en verano de iceazahar o mojito; en otoño de jengibre, cardamomo y clavo o fresa ácida y champagne; en invierno de cecina y queso azul o turrón. ¿A que dan ganas de probarlos todos?

Foto | JLastras

Los comentarios están cerrados.