Ir al contenido

Cuatro casos relacionados con las microondas que son leyendas urbanas

por Fagor


El horno microondas es nuestro amigo. Sin embargo, precisamente por su nombre (microondas) suele ser confundido con una máquina capaz de freirnos (aunque lo correcto sería cocernos) a la mínima que nos despistemos. Los hornos microondas, como sabéis, funcionan calentando el agua presente en los alimentos, de forma que al calentarse el agua, se calienta el alimento por simple contacto.

Eso es la parte sencilla. Luego está la parte compleja, que es cómo viajan los rayos de microondas dentro del horno, y cómo se hace para aislar el interior del exterior. Pero ya solo con la palabra microondas podemos encontrarnos con unas cuantas leyendas urbanas de impresión. Vamos a verlas.

¿Puede un microondas matar a un animal?

Puede, porque se calienta tanto que literalmente se asaría. Es como meter un ser vivo en un horno, al fin y al cabo. Pero, de ahí a explotar como pasaba en Gremlins, va un trecho. Es una leyenda urbana que haya existido una mascota en algún lugar que, en el momento de encender el horno microondas haya explotado.

¿Pueden las microondas de los móviles cocer huevos?

Como os comentaba, las microondas son precisamente la causa de los males del horno microondas, o al menos, son la parte que perjudica a su reputación. Las microondas se emplean en los hornos, en los móviles y también en las torretas de telefonía, pero las potencias son en los tres casos, muy diferentes.

La potencia de las microondas de los teléfonos móviles es tan pequeña que no podría cocer un huevo. Es diferente a la potencia de los microondas (750 W no nos parece poco), y diferente a la potencia de las torretas de telefonía. Sin embargo, hay quien asegura que le contaron cómo un amigo escuchó que otro conocido vio un vídeo que

Personas cocinadas

Hay quien dice que existió un caso de un hombre que se cocinó a sí mismo porque le gustaba calentarse con el microondas abierto. Dicen que la noche que murió se había bebido una docena de cervezas y dejó la puerta del horno abierta, y que luego lo encontraron calcinado. Siento ser tan escéptico, pero por mucho que queramos encontarle una explicación, no existe. De hecho lo más probable es que el pobre hombre sufriese algún tipo de fallo cardíaco espontáneo delante del microondas abierto y justo después de beber grandes cantidades de alcohol. Y a partir de ahí, el boca a oreja.

Plantas secas

Se dice que una experiencia demostró cómo una planta empezaba a desmejorar tras ser regada con agua previamente calentada al microondas. La experiencia era calentar agua en dos partes: una en el microondas, y la otra en un cazo cualquiera, para observar si había diferencias en el crecimiento. No solo las hubo, sino que una de las plantas murió, y fue “por culpa” del agua calentada al microondas. Ninguna otra explicación pude satisfacer a quienes buscan la verdad que quieren escuchar, ¿a que sí?

¿Conoces alguna otra leyenda urbana sobre las microondas?

Vía | Kelkoo

Los comentarios están cerrados.